Puelles
 

Derechos reservados, prohibida la reproducción total o parcial de cualquier parte de estos textos sin expreso consentimiento del autor.

Registro de la Propiedad Intelectual del Principado de Asturias, Consejeria de Educación y Cultura  nº 81   05/200/78 © 

   Manzanos y sidra

Manzanos y sidra, luces de vida
tus flores desprenden ricos olores,
pétalos blancos juntos y unidos
que esperan grandiosos sabores,
hojas en la primavera florida
envuelven tus frutos deseados,
rojas, blancas, un sinfín de colores
muchas alegrías y satisfacciones.

Sidra que levanto al cielo
para que sienta la gloria y,
luego descienda a la madre tierra,
acaricia y alegra mi rostro jubiloso
ácida, suave y sabor a terciopelo,
te elevo ágil con el brazo orgulloso
pues una mirada está en anhelo
en espera del don, deseo y el oro.

Gozan los dioses, el viento, agua,
y el fuego, por una tierra esculpida,
por nuestras ilustres tradiciones
por nuestra tierra querida y amada,
y que al arrojarte al suelo con pesar
nos funde con nuestra propia vida,
con deseosos y poderosos amores
esperando una nueva alborada.


Emiliano Yeguas “Nani”

Cinco sentidos

Abren unos instantes
Iluminando un cielo azul,
Unas memorias radiantes
Y pasiones al trasluz.

Brilla mi frente
Al contacto de tu figura,
Y observar la hermosura
Dibujada en el semblante.

Brilla mi frente
Al oír tu voz cercana,
Sintiéndola esta mañana
Con el eco susurrante.

Brilla mi frente
Por el gusto de las cosas,
Amores y ternuras deliciosas
Que enaltecen grandemente.

Brilla mi frente
Con el rojo de la amapola,
Que sube mis entrañas
Como sangre a tu aureola.

Toco tu cuerpo
Siento el alma,
Amo tu espíritu
Olor de lavanda,
Escucho el viento
Aroma de primavera,
En la plenitud cercana
Cercando el infinito.

Emiliano Yeguas  Noviembre -2006

En la lejanía

Auras de viento y aires
Que vienen sigilosos,
Espacios estruendosos
Y amago de tempestades.

De líneas y colores
Horizonte de paralelas,
Como alfombras haladas
Y mástiles recogidos.

Esencia y olores salinos
De azules sobre aguas,
Sombras sobre nieblas
De trabajos oscurecidos.

Sientes los fervores
Ilusiones y sueños,
De vuelta, bella alegría
Deseos y besos risueños,
Vistas de dulces pasiones
Son tu faro en la lejanía.

Soledades que te unen,
Almas que lo sufren,
Faroles que te alumbran,
Niebla que la temes,
Redes que retienen,
Amores que te inundan.

Emiliano Yeguas Septiembre 2007


  

 Entre cristal

Como bajado
A la tierra seca,
Aflora el redondo
Verde, negro,
Apiñado racimo
Espero tu caldo,
Entre cristal
Rojos cerezos,
De matas alineadas
Y sabores intensos,
Aromas de tierra
De excavadas guaridas.

Atrapa el tiempo
La soledad y el silencio,
Laguardia sigilosa
Vigila sus entrañas,
Atesora la memoria,
Cobijando al Dios Baco,
Protector de viñedos
Y racimos compactos,
Tempranillo noble
Con negros y púrpuras
Rojos, intensos rubíes,
Aromas de frutales
Olor a ciruela
Taninos densos
Distinguidos.

Depresión del Ebro
Viento cierzo,
Sierra del norte
Refresco del atardecer,
Rojo, blanco
Verde y amarillo,
Campos de oro
Cruz roja de Santiago,
Monte de Laturce
Conchas de peregrinos,
Engolamiento de plata
Castillos de riqueza,
De torres almenadas
Bajo rivera de plata,

Albergues y peregrinos
Rioja de siete valles,
De robles, hayas, pinos
Enebros acebos y jaras,
Almendros, encinas, olivos
Alamos y chopos.
Del Ebro acompañados,
Alta, media y baja
Caprichos del Ebro,
Sierra Cantabria
Reteniendo el frío,
De humedades norteñas,
Cuna de la poesía
Líricas de Berceo,
Glosas Emilianenses
Del primer Castellano,
Bellezas en racimos
Oro entre cristales
Del vino
Y la palabra.
Emiliano Yeguas Agosto--2008

                  

 Cantos, oro y sidra

El resplandor del cielo
es luz en una botella,
sube cimas inalcanzables
y desciende sidra al suelo,
el oro,
la trajo un otoño
lleno de vida y olores
antes de caer
las hojas
ya dieron un fruto,
después caído
y aupado
a lo alto del edén,
para corear el cántico
del fruto,
y el oro.

Eres la sidra
Venus de la vida,
sin ti no existe el tiempo
se arrinconan los pesares
al ver la abundancia
de tus bellas flores,
sustenta los recuerdos
en un glorioso otoño,
tu liquido
es oro,
sube mi corazón
por unas ramas,
que alimenta la primavera
la admirada,
al saber que apareces
con alegría a raudales,
hay lagrimas transitorias
llenas de júbilos,
recuerdan los sabores
también los amores,
al ver el árbol
de savia y de vida.
Su flor blanca ilumina,
y cultivo con dulzura
un sabor encendido
su oro y su hermosura.

Botella verde,
paisaje libre,
verde mi valle,
blanco mi vaso,
que envuelve
un tesoro,
mi oro,
y cuando la saboreo,
escucho los cantos
gregorianos en la lejanía,
su eco en el camino
y su aroma en la distancia.
Cantos celestiales,
oro en el vaso divino,
sidra nuestro amor eterno.

Emiliano “Nani” Enero 2006

                                

                                                                                                    JUEGA

      Blancas y negras                                                  Una esposa rivaliza                                     Asegura al Monarca
      Como una fiel dama,                                            Dos pklanes e ideas                                  De estratégicas infedilidades
      Con armas eficaces                                             Figuras y noblezas                                      Defiendelo con cautela
      Escudo y soflama.                                                De tronos y Reinas.                                     Con medios Universales

      Manda y no gobierna                                             Emplazadas las torres                                                                               
      Su trono en el lance,                                              Ubicadas en las esquinas 
      Al final son los vasallos                                        Vigilas las agresiones                                 Para una disputa contínua
      Consorte arma y ataque.                                      De andanadas continuas                           Traslada órdenes astrales,
                                                                                                                                                                   Emula ideas, y las razones
      Observa movimientos                                            Caballos de linajes                                      En tableros y refexsiones.
      Analiza precisiones,                                               Saltan los azares,
      Madura situaciones                                                Los infantes avizores                                                       
      Meditando los tiempos.                                         Ocupan las diagonales                            Emiliano Yeguas Sep---2007



Pidele

Pidele al ardiente fuego
los amores de la vida,
los corazones amantes,
anocheceres de ensueño
y la madre con la vida.

Pídele a la hermosa tierra
el deseo por sus entrañas
de techos inabarcables,
en la tierra que es oro
del negro y el azabache,
con estrellas encendidas
laberintos y amores mineros.

Pídele a las aguas saladas
la niebla que asusta el mar,
la fundida con la tierra
con mares irascibles,
de olas largas y bravías
de sangre, cabos encendidos
encrucijadas, y amores marinos.

Pídele a los vientos,
en las noches cerradas
ver el vuelo de la lechuza,
con señuelos de libertades
en naturalezas infinitas

Pídele a los amos naturales
el viento, y el fuego
la mar y la tierra,
el poder de amarlos
sentirlos y vivirlos,
en un día, en una noche
en esta mañana.

Nani-03-2006 
 

Al Final

Al final,
De un camino recorrido
Estarás cerca de ti mismo,
Abrazado a tu conciencia
En una soledad infinita.

Al final hay,
Un vacío con tu anhelo
Si te lo han malogrado,
Momentos de tu vida
Si te los han abandonado.

Al final hay un ensueño,
Al ver tu rostro reflejado,
Una luz brilla en el camino
Para guiarte y no estar sólo,
En un espacio iluminado.

Amores que no prescriben,
Una realidad de tu vida,
Un papel calado
Un sentimiento compartido.

La espera,
Un turno,
Y siempre te escriben.

Nani 2-2007



 

El hombre y el mar

La somete o hunde
no para edificar
sino para destruir,
la intenta modificar
o alterar,
sea para mejorar
o agravar,
sea para variar
o destruir.
y luego dice:
la pretendo rescatar.

En esta obra divina
siempre será visible,
la sutura y cicatriz
de una labor humana,
olvida mas bien pronto
que lo bello es necesario,
crucial y perceptible.

Es el pensamiento súbito,
que linda con el sueño
en la profunda nebulosa,
no existen los límites
en éste horizonte descrito,
sino la visible continuación
de una naturaleza infinita.

nani 02-2005

A         LA

Oigo tu voz mar eterna, poderosa, grandiosa,
mientras trato de dedicarte una oda
que haga gala a tu belleza prodigiosa,
a tu existir, tus secretos, tu inmensidad toda...

Eres origen y fuente de vida y de saber,
en ti no existe el conflicto emocional,
inteligentemente atiendes al responder,
al nombre de: el mar, o la mar, ¡te da igual!

¡Cuán filósofa eres mar, y cuán sabia!
¿cuántas lecciones podemos de ti aprender!
si queremos reconocerlo, sin rabia,
y respetarte, escucharte, saberte entender...

Eres mar un Arco-Iris de colores:
azul, verde, gris, marrón, negro, según el momento,
dependiendo del estado en que tú mores;
de la vegetación, luz, fuerza, nubes, firmamento...

Armonía total con la Naturaleza,
alterada, sólo, por la ignorancia del hombre,
comprensible es entonces tu cólera y fiereza,
tu indignación, tu venganza. ¡Perdóname en su nombre

 

MAR

Eres música que suena: dulce, calma,
alegre, melódica, ronca o estrepitosa;
¡placer es escucharte, hablas al alma!
¡sinfonía eres fantástica y maravillosa!...

Gracias infinitas por tu generosidad,
nos das: vida, sabiduría, música, color, belleza,
alimento, agua, sal, trabajo y capacidad
para acogernos a todos en tu grandeza.

Por todo esto y porque a tu lado nací;
por admirarte y amarte con ilimitada pasión,
por la gran inspiración que por ti siempre sentí,
quiero, cuando expire, contigo formar unión.

Sé, que me acogerás con amor y placer
en tu seno generoso de madre maravillosa,
pues recuperar un hijo siempre debe ser,
¡la mayor alegría, la más esplendorosa!

Y como mi mar tiene nombre: Cantábrico,
a ese paraiso espero y quiero retornar,
fundiéndome en su belleza, y con un cántico
a todo ser viviente: ¡inspirar!... 
 J.C para Nani

Cimavilla

Como peana erguida de un gigante,
viva, eterna en todos los momentos,
emerges en el Tiempo entre los vientos
con tu Horizonte circular delante.

Ese horizonte infinito, tan distante,
donde nace la galerna y sus lamentos,
donde la mar esconde sus tormentos
mientras el viento rola a cada instante.

Yo quisiera tener la voz de Dante,
y cantar tu belleza milenaria
desde tu centro a la vecina playa,

cuando de Roma fuiste l' Atalaya,
un gran faro, una gran luminaria,
de Cimavilla lo más importante.

JCpara nani 9-11-2005

A los renegados

Ríen sus miserias aún
cuando pasan por tu lado cabizbajos,
creen llevar consigo un tesoro íntimo
que palpita con ira y enojo
nuestros corazones a raudales.

Tesoro íntimo atormentado e inconfesado
cuerpos dominados corrompidos y vencidos,
mentes romas, desclasificadas,
almas en pena, pensamientos apagados y,
secretos detestables e inconfesables.

Dinero, ambición de privilegios
desprecio total y absoluto
en comunión exacta de sangre y corazón.

Paz de noches imperfectas
montañas negras, aguas oscuras
vacíos en fin de ideario, mente y razón.

Maldigo los ricos fugitivos e inductores
odio y detesto los inmorales inducidos.
emiliano 2002

EN LAS AGUAS

Siento en el horizonte cercano
las aguas mansas de la mar,
allí estas tu descansando,
sobre ese risco
oteando,
respirando esta cálida brisa
la misma que siento yo,
estoy solo
y conmigo mismo,
allí en la altitud cercana,
desde allí diviso la mar,
desde allí noto la brisa,
desde allí te siento a ti.

Emiliano
1997

Los silbidos del viento

Los silbidos del viento
golpean los valientes muros,
inundan la fuente y
suspiran con el nacimiento
de leyendas y cuentos.

Son sembrados por el anhelo
de alegrías y deseos,
anuncian los orígenes
de palabras e imágenes,
sacudiendo murallas de viento.

En los silbidos del viento
se aprecian aires de umbría,
son suaves señales, y palabras,
como las que susurra la brisa
hasta hacerlas poesía.

Una imagen relevante
se erige como un retrato,
más allá de la aurora,
envuelta en un aro radiante
rodea los sonidos del viento.
Emiliano Yeguas 11-2008

¡ Recuerdas Madre !
(Aniversario de mi madre)

Momentos escogidos
momentos que surgen tutelados,
sentimientos compartidos
recuerdos inacabados,
espacios vencidos en el tiempo
junto a recuerdos de tu ausencia.

He vuelto a pensar
en ese sendero gris,
su huella perpetua
calo en lo más hondo,
marco tu corazón,
señalo tu mente,
anulo tu voluntad.

Como inertes piedras
al lado de otro camino apartadas,
me siento en la ladera,
bebo de esa agua clara
que brota limpia pura y sana
con este verde inconfundible,
repaso lo cercano y,
unos momentos presentes.
¡ Recuerdas Madre ¡
las luchas en tu conciencia,
tus silencios medidos...
los silencios callados...

Cojo mi vara,
mi apoyo, guía y ayuda,
remuevo esas piedras
que el agua las sobrepasa,
miro al horizonte distante
donde se funden tierra y cielo
el agua y el fuego y,
siento la cima,
noto el alma
en la plenitud lejana.

En ese horizonte azul,
despejado de dudas y nostalgias
conmigo mismo
y el recuerdo,
siento tu enorme ausencia,
cada vez más infinita,
cada vez más cercana.

Nani 9 de julio 2004

Lo veo claro

Ahora lo veo todo claro
antes no se hubiera imaginado,
he posado mi conciencia sosegada
sobre ese fiel puesto en la época.

Observo dos platos en la balanza,
uno, símbolos de la vida sostiene,
luchan por un mundo humano
en pie con esperanza y firmeza.

Otro algente e iracundo aguanta
y sobre la balanza soporta
la destrucción, la muerte,
polución e inmundicia,
olvidemos la falsa tecnología
o mañana podrá ser distinto.

Nani 1975

Te veo Lorena

(para mi nieta Lorena)
Te veo, y siento...
te veo crecer
y tu cálida sonrisa
alegra la pena,
esa pena querida
por la que siempre he querido ser.
No te veo llorar,
y encuentro tu sonrisa
la que alegra y colma mi corazón
con el sabor tierno, de vida nueva.
No deseo dejar de ser
sin observar de nuevo
tu cándida mirada al atardecer.
Te siento crecer
y con ello añoro mi niñez,
júbilo, alegría,
paisajes y pasajes para recordar,
adorada sonrisa
brazos levantados y agitados,
buscando...
en el espacio libre, como el viento,
sólo tu forma de ser.

Emiliano Yeguas “nani” 9- 2003

“URRIELLU” INALTERABLE

Mira su cara marcada,
arista valiente, superficial,
rectas mirando los cielos,
en el fin del horizonte verde,
en un escarpado desigual.

Desde lo alto se siente un temor,
la aptitud de desaprensivos,
están faltos de olfato y visión,
de naturaleza viva, de sentidos,
de subsistencia y conservación.

No te pretendas defender
por haber nacido ajeno,
siempre hay móvil y una misión,
una lucha para no permanecer,
inalterable, extraño y sereno.

Emiliano 1974

 

Sueño, luces y vuelos

Un sol despierta en la mañana,
destellando luz en tu ventana,
y el trino con cantos del alba,
se escucha ya con la alborada.

Vuelos y búhos la tarde miran,
observan rápidos las moradas,
sombra serena en sus miradas,
la luna y todo el cielo vigilan.

Reluce una estrella en este día
con los paisajes de mi amada,
son orgullo y lujo al mediodía.

Una curuxa vigiló el atardecer
aupado en lo alto de la tenada,
oteando tu sueño al anochecer.

Emiliano Yeguas Nov-1986

Conmigo, contigo

Hasta donde
La vista nos llega,
Del eterno inconfundible.

Hasta donde
Acude el sonido,
Alzando canto armonioso.

Hasta donde
La lluvia cale fina,
Tapando la madrugada.

Hasta donde
Esté la hoja seca,
Y las ramas vivan solas.

Hasta donde
El fruto estrujado,
Vibre y reclame un destino.

Hasta donde
El verde de dulzura,
Confunda la obra del edén.

Hasta cuando
El agua remonte el valle,
Con subidas imposibles.

Dejaría el idealismo
Del néctar prohibido,
Nunca viviría el desdigo,
Conmigo y tú mismo
Y yo mismo contigo.

Emiliano Yeguas Octubre 2007

Cartas


Las luces del sol
Que acompañan el día,
Iluminan cartas en la estancia
Allí en lo más profundo
Muy cerca del azul,
Con el trasluz y el contorno
De las luces y sombras del alero
Que entran rectas en la alcoba,
Ahí reposa el baúl con recuerdos
Evocaciones y memorias.

Sobre el arca resplandecen
Los broches de plata
Abrazando las pasiones,
Y los candados cerrados
Guardando nuestro tesoro,
Cartas, y letras engalanadas,
Los pliegos que con el tiempo
Acorta ahora las distancias,
Misivas que lo fueron día a día
De presencias cercanas.

La cerradura se defiende
De una apertura inadecuada,
Y la pequeña llave de bronce
Sola, en una esquina anidada,
Se iluminan las letras
Reflejando los escritos,
Las cartas medio abiertas
Atesoran un perfil,
Con citas de momentos…
Y
rima apasionada. 

Emiliano Yeguas marzo 2009 

Caminando

Caminando,
Abandonas el olvido,
En el paisaje de colores
Suave y diáfano.

Sendas empinadas
De subidas y bajadas,
De ojos
en la distancia, y
Miradas
Exhaustas en la cercanía.

Son imágenes retenidas
De fijos movimientos,
Esencias perfumadas,
Con fragancias
De olores perpetuos,
Y estatuas esculpidas.

Pensamientos,
Cercanos,
Distantes,
Inconfundibles,
Con todo un aliento
Del otoño deslucido.

Caminando,
Se rompe el silencio y,
Rasga la noche clara
Que abandona el olvido.

Nani- 4-06-2007 






 

A ese, que no es.

No cejas que pensamientos y,
la mente se conciencien,
no entiendes de brutalidades,
de desdichas reunidas,
ni malicia, en una vida juntas.

Se piensa y medita sobre él
aquel que no se ve, ni se oye,
nunca,
el que dicen, siempre esta ahí,
pero jamás encuentro su comprensión,
nunca.
no digamos se busca en él un apoyo,
porque la vida nos resulte
injusta e incomprendida,
sin sentido, sin valores, sin fortuna,
situémoslo sólo
en un lugar en nuestra conciencia,
con su medida.

No tiene razonamiento,
no mira pesares ajenos
ni valora el sufrimiento,
en cambio, se ceba con las nebulosas
de la mente y el pensamiento.

Nubes que quieren cubrir
la salud y la razón,
tapar el sentido de las vidas
con los hechos del momento,
los abismos,
las simas profundas,
la pesadumbre y desazón.

La vida puede ser amarga y
bruscamente fundida con la tierra,
¡entonces surge una indecisión!
o dudo que existan los probables,
la vida con sus posibles,
o dudo que existas tú.

nani 12-12-2004

Rutina controlada

Invierno y empedrados
Andares pausados
De rondas y tramos
Sigues y miras
Una labor diaria
Algunas rutinas
En días cotidianos.

Y sigues mirando
Con práctica controlada
Diferencias insalvables
De miradas cercanas
Con lastre del sentido
Como la niebla frenada
Del invierno adormecido.


Algún momento ingrato
Sacude la voluntad
El esmero traicionado
Y el servicio
Dominando la ingratitud
Y el ánimo del semblante
Que se debe de reflejar.

Paseas y miras
Objetos paisajes y días
Deberes cumplidos
El aire del mar
Azota en la bocana
Recordándonos un día
En este día
En esta mañana.

Emiliano “Nani” Octubre - 2006

OLVIDADO SILENCIO

Con paciencia delata y notifica
el lógico silencio acostumbrado,
pone límite a la conciencia
y ahoga el acorde en vano.

Aflicción enorme y meditada
ocaso en la noche aguda
sencillez tímida y callada
angustia en el eco y la onda.

Rebotada palabra en el olvido
temor en la multitud vislumbrada,
apacible movimiento situado
esperanza puesta en el tiempo.

Cúspide de maldad renovada
volumen corregido y degradado
enorme e inhumano comentario.

Penumbra sin más.
Silencio...olvido la palabra.

Emiliano Yeguas 1975

Ritos y razones

Y la tierra pone
sus frutos,
luego se aplicó
un conocimiento,
es generosa,
enseña a respetar
unos sentimientos,
amores compartidos,
es nuestra guía,
así brota
nuestro oro,
nuestra historia
salpicando la tierra,
sabores eternos,
ritos ancestrales
de pasiones,
de sabiduría,
de razones.

Nani 2001

VETE

Amiga del fin y de nuestros días,
quieto tu cuerpo esperando el regreso,
con tu memoria de infinito dolor.
Aguarda, confía... ¡NO!
Di palabras de ánimo
susurra al tiempo tu camino,
no repares, no esperes
y otea el horizonte con sabiduría,
pregúntate ¿es válido y útil mi camino?
nunca lo hubiera pensado...
espera acaso el momento
y no te arrepientas,
alma en vida desmemoria en el tiempo,
baja de la cúspide atroz y destructiva,
TECNOLOGÍA, perversa e inoportuna.
Quizás algún día nos ahogues
aún más y más.

Emiliano
1976

Tres colores

Tres colores
tiene la mar,
el gris
del cielo,
azul
en el agua,
verde
en ultramar.

Fundidos matices
allá,
en el horizonte,
como otro
cercano,
de tres en amores,
el tuyo,
el mío,
y el mar.

Emiliano 03-2006

Ojos inundados

Me acerco hacia ti,
Vosotros,
Y no me veis
Estáis ahí arriba,
En el pedestal
Encumbrados,
Corono las escaleras
Una tras otra,
Ciento setenta
Y siete,
Calles enarboladas,
Para llegar allá
Encima de los tres,
Ciento ochenta
Y dos,
Entre cipreses
Que veneran la gloria,
Y recuerdo
Os recuerdo,
Impasible,
Sólo en la mañana,
Inmóvil presencia
Y ojos inundados.

Emiliano Yeguas Junio 2008

Gira y gira

Gira y gira
rota, rota,
como noria aturdida,
arriba, abajo,
claro y oscuro
noche y día,
vueltas y vueltas,
entrañas de la tierra
carbón negro azabache,
siluetas sostenidas
sendas solidarias,
una tierra querida.

Amores fraternales,
amores queridos,
gentes y alegrías
con aires vivaces,
suben y bajan
los caballos sentidos,
galopan veloces,
vuelan los amores
en lo alto de la nube,
primores conocidos
en mi tierra querida.

Siento el mar enorme,
entre arena bañada,
grande el agua salada
moja mi pie conforme,
vueltas y vueltas,
como una noria
que gira y gira,
como la marea,
como la jaula,
que sube,
que baja,
la mar rizada y,
las olas acerca,
se acuerdan de mí,
acarician mis pies,
después y mañana,
otras subidas,
otras bajadas,
en nuestra tierra
la amada y querida.

nani 28/08/04

Un poema 

Una dulce expresión
y un suave aliento, que
florece la fuente y la vida,
es la estancia del sentido
que emana de mi cuerpo,
vibrando con sentimiento
cuando conoció tu poesía.

Es la que anegó mi frente
hasta hacerte los versos,
dejando huella de una idea
que brota hondo mi sentir,
como ese contorno verde
el que conocemos diáfano,
al inicio de nuestro camino.

Nani Julio 2006



 



Para Félix

Me habían dado
tu diminuta figura,
compartir nuestra presencia
con alegrías, tú esencia.

Imposible frenar las olas,
que suben y bajan con maestría,
cuatro son mansas,
la siguiente bravía.

Imposible parar,
sentimientos y tanto tiempo juntos,
entendemos el ocaso de los tiempos,
cambiando las situaciones y,
los momentos.

Me he acercado a ti
mas no me has respondido,
te he llamado
y no me has escuchado,
te busco
y no encuentro tu oronda figura,
muevo el índice
y no dices nada,
ausente el tiempo,
se han parado las olas y,
anuladas las memorias.

Dos veces has venido aquí,
ésta, definitiva,
catorce años y,
las olas impasibles,
muchas son mansas
algunas bravías,
se ha escapado una vida mía,
ocurrió,
pero ya lo sabía.

E.Yeguas
Viernes-20-agosto-2004

Pensamientos

Pensamiento
Aparece en mi sentido,
Como espacios inseparables
Abrazando los corazones,
Como desierto inacabado
Así está lleno de indivisibles,
De latidos y de pasiones.

Pensamiento,
Brota con secreto ancestral,
Utopías, deseos y ensueños
Así todos los envuelve el mar,
Cuando los cielos se acercan
Destellando anhelos,
Y el edén se abre celestial.


Emiliano Yeguas 10-setiembre-2008

Joyas y nobleza

Busco ávido un momento
poder describir el instante,
en este lugar profundo
sentado en la vereda,
a la sombra de un viejo roble
con el rocío de la mañana,
y este valle memorable.

La simiente que brota
que siento,
se ha engendrado con el tiempo,
flores blancas, cinco pétalos
frutos redondos, muchos colores,
los que hemos visto juntos
entre pomaradas y madrigales
cantando al verde sembradío,
con erguidas pendientes
que acercan los cielos,
allá a lo alto, aquí encima
asomando al mediodía.

Dejan en seguida al aire
una dulzura brillante,
un halo de luminosidad
que llevamos al escondite,
donde se guardan los tesoros
la madre de nuestro interior
que reposa luego entre madera,
las lunas y el menguante espera
albergando un caudal reluciente.

Suenan las campanas en el valle,
inundando con su sonido
los elegantes manzanales,
esos dos alientos de bronce
dan los avisos, días de gentíos,
las horas y el tiempo
esperan con impaciencia
una llamada en la alborada,
y así poder avivarnos
el esfuerzo, ánimo y la grandeza,
abarcando los dominios
de verdes radiantes y señoríos,
enormes tonos, ávidos colores
aquí están, las joyas y la nobleza.

Emiliano Yeguas Mayo 2009